Skip to main content

Querido diario,

No sé que estoy haciendo. Ya he estado en dos tutorías, he visitado La Gomera y he comenzado a escribir la escaleta, pero:

¿Cuándo se darán cuenta de que sigo siendo solamente un niño?

Cuando Simple Plan cantó muy sabiamente: I’m just a kid and life is a nightmare, no se equivocaba. Veo a mis compañeros de laboratorio, a los organizadores, a los tutores, a todos, y sigo sin tener muy claro qué pinto entre tanto talento. Me siento como esta imagen de Shin Chan con traje.

Síndrome del Impostor 1 – Ale 0.

Terminada la rajada a corazón abierto que acabo de hacer, sigamos.

 

Tras unos días en La Gomera llevando a cabo investigación de campo sobre el proyecto, entrevisté a Rosa, mi alcaldesa favorita, charlé con locales, y debatí con todos a los que me encontraba sobre cómo reaccionarían ante la premisa de la serie. Así que te puedes imaginar sus caras… Aunque espera. ¿Te he contado de qué va el proyecto?

El proyecto de El Ovni, cuenta como en un tranquilo pueblo del interior de la Gomera, la aparición de un ovni durante las fiestas patronales, ocasiona una serie de cómicas situaciones.

 

Imagínate contarle eso a la alcaldesa de un pueblo (¡Las caras Juan, las caras!). Aunque casi todos han respondido de buena forma, e incluso me topé con camareros expertos en la materia, ha habido algunos momentos en los que tras contarles a los entrevistados de qué trataba la serie, he podido sentir cómo a través de sus aletas nasales pensaban:

“¿Qué he hecho con mi vida para acabar hablando de esto con un pipiolo?”

Y de alguna manera, es un poco desalentador, no ver reflejado en las caras de la gente la misma ilusión que tengo yo por el proyecto, es algo triste. Pero como dijo Jovani Vazquez: Estoy destruido, pero por fuera. Porque por dentro estoy como coco, estoy nuevo. AZUULL…

Aún así, hubieron personas tan entrañables como Jacinto. Un hombre de avanzada edad que vendía plátanos en un pequeño mirador de Vallehermoso. Tras preguntarle qué pensaría si se despertara un día y hubiera un ovni sobre su casa, él con la mayor honestidad del mundo, dijo: Pensaría que es un hermano gomero que emigró y está volviendo.

Y sinceramente, estas cosas son las que me calientan el corazoncito y me hacen tirar pa’ lante.

Ale.

P.D.: Rosita for president! Qué persona más agradable.